Mallach-Abogados | INDEMNIZACIÓN POR ACCIDENTES DE TRÁFICO
344
post-template-default,single,single-post,postid-344,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

INDEMNIZACIÓN POR ACCIDENTES DE TRÁFICO

INDEMNIZACIÓN POR ACCIDENTES DE TRÁFICO

 

Toda persona que sufra daños o lesiones como consecuencia de un accidente de circulación tiene derecho a ser indemnizada por la compañía aseguradora del vehículo cuyo conductor resulte responsable, y si este vehículo carece de seguro, del Consorcio de Compensación de Seguros.

En concreto, tienen derecho a reclamar la indemnización de los daños y perjuicios sufridos: el conductor no culpable (incluso si su vehículo carece de seguro), los ocupantes del vehículo (también los del vehículo cuyo conductor sea el responsable), los ciclistas, peatones y los familiares y allegados de la persona no culpable del accidente que resulte fallecida.

De los daños personales responde la aseguradora en virtud de lo que se llama “responsabilidad por riesgo”, lo cual significa que deberá en todo caso indemnizar a la víctima por sus lesiones salvo que demuestre que el accidente se debió a culpa exclusiva de la víctima.

Sin embargo, la indemnización de los daños materiales se rige por los principios generales de la culpa civil, y será el perjudicado quien deba acreditar la culpa de quien considere responsable del accidente.

También es posible que el accidente se haya producido por culpa de ambas partes, lo que se denomina “ concurrencia de culpas“, en cuyo caso se atribuirá un porcentaje de participación en el accidente a cada una de ellas, deduciéndose de la indemnización  el mismo porcentaje que el de su participación en el accidente.

Qué se reclama.

Los daños personales se indemnizan según los conceptos y cuantías contenidos en el llamado “baremo de accidentes de circulación”, que actualmente se contiene en la Ley 35/15, de 22 de septiembre por el que se aprueba el nuevo baremo de indemnizaciones por accidente de tráfico.    Mediante esta ley se introducen importantes cambios en el baremo anteriormente vigente, aplicándose a todos los accidentes ocurridos a partir de 1 de enero de 2016.

Los conceptos básicos a indemnizar son: la incapacidad temporal, la incapacidad permanente (secuelas) y la muerte.

La forma y los importes con que se indemniza cada uno de estos conceptos se regulan detalladamente en el baremo.

Los daños materiales que se indemnizan son todos aquellos bienes que resulten dañados por el accidente y cuya preexistencia y daño se pueda acreditar. Fundamentalmente, se indemnizará el importe de la reparación del vehículo dañado o bien su valor en el momento del siniestro, si la reparación resulta antieconómica, cuestión esta última muy controvertida y que será objeto de un estudio más detallado.

También podrá reclamarse el importe de objetos que se hallaren en el vehículo y hayan sido dañados, también ropa, o casco, por ejemplo, en el caso de motoristas, etc… por lo que es importante conservar tales objetos o enseres a afectos de prueba.

Cómo se reclama

Tras la despenalización de las lesiones por imprudencia leve, la ley impone con carácter obligatorio, tanto en caso de lesiones como de daños materiales, efectuar una reclamación extrajudicial a la aseguradora solicitando el pago de la indemnización, a partir de cuya recepción dispondrá aquella de tres meses para presentar al perjudicado una oferta motivada de indemnización o rechazar la reclamación, también mediante comunicación motivada.

En caso de desacuerdo con la oferta, si se trata de lesiones, podrá el perjudicado solicitar informes médicos complementarios, incluso del Instituto de Medicina Legal ( médicos forenses), que serán a cargo de la aseguradora si muestra su conformidad con la emisión de nuevos informes, siendo a costa del perjudicado si aquella se opone a su emisión.

Tras la nueva oferta que emita la aseguradora, en caso de disconformidad, podrá el perjudicado acudir a un procedimiento de mediación, o bien a la vía judicial civil para reclamar los daños y perjuicios correspondientes.

El plazo para reclamar por vía judicial es de un año, cuyo cómputo se interrumpe desde que se presenta la reclamación al asegurador hasta la notificación fehaciente al perjudicado de la oferta motivada.

Intereses a cargo de la aseguradora

En el supuesto de que la aseguradora no abone la indemnización en el plazo de tres meses desde la presentación de la reclamación deberá satisfacer al perjudicado unos intereses consistentes en el interés legal incrementado en un 50% durante los dos primeros años a partir de la fecha del accidente y del 20% a partir del segundo año hasta el pago de la indemnización.